Asegurar la calidad en los procesos de producción de una organización
es fundamental para evitar un producto final defectuoso. El
Departamento de Calidad de una empresa es el encargado de controlar y
asegurar la calidad de los productos finales de una organización a
través de los procesos de producción de la misma. Con frecuencia se
utilizan técnicas como el control estadístico de procesos (SPC).

LA CALIDAD, A LO LARGO DE TODO EL PROCESO DE PRODUCCIÓN

La calidad se define en la norma ISO 9000 como “el grado en el que un conjunto de características inherentes cumple con los requisitos”. Esta norma ISO 9000, la calidad “es el conjunto de normas y directrices de calidad que se deben llevar a cabo en un proceso”. De esta norma ISO 9000 deriva la norma ISO 9001, mediante la cual la organización demuestra su capacidad para proporcionar de forma coherente productos o servicios que satisfacen los requisitos del cliente y los reglamentarios aplicables.

La calidad no debe ofrecerse única y exclusivamente en los
productos finales, sino que debe estar presente a lo largo de todo el
proceso de producción, incluyendo la fabricación. Es cometido del
Departamento de Calidad de cada organización el aseguramiento de la
calidad como parte de la gestión de la calidad orientada a proporcionar
confianza en que se cumplirán los requisitos de calidad y resultando
clave para asegurar la eficiencia de la producción.
Es decir,
le corresponde a este departamento controlar y supervisar la calidad a
lo largo de todo el proceso de producción que tenga lugar en una
organización.

Cada vez es mayor el número de organizaciones que implantan la norma
ISO 9001, debido mayormente a la evolución que ha sufrido este concepto
en el último siglo.

En los años 50, la calidad era un lujo que pocas organizaciones se podían permitir. Una década más tarde, la calidad suponía un coste elevado, ampliando el círculo de organizaciones. En los años 70 se convirtió en un instrumento de venta; siendo 10 años después un instrumento de beneficio de las organizaciones, para convertirse en los años 90 en un tema estratégico dentro de cada organización. Como se puede comprobar, la historia de la ISO está marcando un antes y un después en el proceso de calidad.

A día de hoy, apostar por la calidad es una filosofía que
pretende, mediante la consecución de la satisfacción equilibrada de las
necesidades y expectativas de todas las partes interesadas, el éxito a
largo plazo de una organización. Se ha conseguido que la calidad camine
en la misma dirección de la organización, y en consonancia con los
objetivos de la misma (rentabilidad, crecimiento y seguridad).

¿POR QUÉ APOSTAR POR LA CALIDAD?

¿Por qué apostar por la calidad en el proceos de producción? Las
respuestas a esta compleja preguntas se ramifican en diversos ámbitos.
Nos encontramos con razones financieras, razones comerciales,  razones
técnicas, las condiciones externas y el ambiente de la empresa.

  • Por razones financieras: sencillamente una mala calidad resulta cara
    tanto a la empresa como al cliente, y consecuentemente lleva asociada
    pérdida de beneficios.
  • Por razones comerciales: la calidad nos ayudará a llevar mejor los
    factores negativos (aumento del precio de la energía o de las materias
    primas así como las exigencias del mercado), mejorar el punto de vista
    del cliente en cuanto a la relación calidad / precio y, por último,
    consigue mantener o mejorar la imagen de marca, consiguiendo clientela
    fiel y desarrollo del mercado.
  • En cuanto a las razones técnicas nos encontramos con que la calidad
    mejora las prestaciones técnicas, también mejora las propiedades ligadas
    a su utilización (fiabilidad, de mantenimiento y duración de vida), así
    como el dominio de la técnica (mejorando y normalizando el proceso de
    fabricación así como los métodos y procedimientos de inspección).
  • La calidad también influye a la hora de mejorar las relaciones
    externas que se mantengan con clientes industriales, con asociaciones de
    consumidores, con poderes públicos y con asociaciones ecológicas.
  • Por último, la implantación de la calidad mejora el ambiente interno
    de la organización. La mayor premisa a seguir es la satisfacción por el
    trabajo bien hecho.

En definitiva, una calidad en los procesos de producción más
alta genera ventajas a la organización como un menor despilfarro, menos
repeticiones, menos rechazos, menos reclamaciones y menos devoluciones,
lo que se traduce en costes más bajos y en una productividad más alta.

FASES PARA LA IMPLEMENTACIÓN DE UN SISTEMA DE GESTIÓN DE LA CALIDAD

La calidad en los procesos de producción de una organización se implanta en una organización siguiendo tres etapas:

1. EVALUACIÓN Y PLANIFICACIÓN

Lo primero que debe hacerse es realizar una clara  definición del
sistema de gestión de calidad que se vaya a implantar y establecer el
equipo de trabajo del mismo, valorando la posibilidad de contar o no con
apoyo externo, por ejemplo de un consultor.

A nivel interno de la organización, es necesario nombrar a un
coordinador del proyecto que sea el responsable de diseñar, desarrollar e
implantar el sistema de calidad en el proceso de producción de la
organización, así como es necesario contar con el apoyo continuo del
equipo directivo.

Será necesario, del mismo modo, elaborar un presupuesto y mantener el
compromiso de cumplimiento, junto a las necesidades de formación de
cara a la implantación del sistema así como diseñar el mejor sistema con
el fin de garantizar que todos los miembros de la organización reciban
toda la información necesaria relativa a la implantación del sistema de
calidad.

El éxito de la implantación de un sistema de calidad vendrá
condicionado por la respuesta a estas siete cuestiones imprescindibles:

  1. Proyecto o tarea: ¿Qué hay que hacer?
  2. Objetivos: ¿Qué debemos / queremos? ¿Para qué queremos lograrlo?
  3. Resultados: ¿Qué debe obtenerse? ¿Cómo reconocemos el logro de los objetivos?
  4. ¿Con qué “inputs” contamos?
  5. ¿Qué “inputs” necesitamos?
  6. ¿Cuáles son las condiciones básicas para la implantación?
  7. ¿Qué medidas concretas han de llevarse a cabo para lograr ese resultado

2. FASE DE IMPLANTACIÓN: DOCUMENTACIÓN DEL SISTEMA

La normativa exige que el sistema de gestión de la calidad se
encuentre documentado. Dicha documentación debe ser sencilla, eficaz y
reflejar de la realidad de la empresa.

Los documentos básicos que deben contener el sistema de calidad son:

  • Manual de gestión
  • Procedimientos
  • Instrucciones de trabajo
  • Documentación externa
  • Planes de calidad
  • Registros
  • Política de gestión

Complementariamente se podrá recurrir a documentación externa como la
legislación vigente, manuales de uso, documentación de proveedores,
documentos técnicos, etc.

En cuanto a las fases en que se llevará a cabo la documentación del sistema de calidad nos encontramos con tres:

  • Manual de calidad: Descripción de la empresa y de su
    historia, Política de Calidad y objetivos de Calidad. Siendo muy
    importante el proceso de difusión de la política y objetivos de la
    calidad dentro de la empresa.
  • Mapping de procesos: definición de los procesos y niveles de procesos de la empresa, además de sus interacciones.
  • Estructura y desarrollo de los procedimientos, documentando los que se crean oportunos.

3. AUDITORIA DEL SISTEMA

Una vez terminada la fase de documentación deberá realizarse una
auditoría interna al sistema para comprobar el correcto funcionamiento
del mismo. Del resultado se obtendrá una imagen clara de en qué medida
el sistema de calidad ha sido implantado y funciona en la práctica.

Una vez que el sistema de gestión de la calidad esté funcionando y
las primeras auditorías internas del sistema se hayan realizado con
éxito, será el momento de decidir si se desea certificar o no este
Sistema de Gestión de la Calidad, siguiendo la norma ISO 9001:2008.
EL CONTROL DE CALIDAD EN LOS PROCESOS DE PRODUCCIÓN

El control de calidad se define como “el conjunto de medidas y
análisis relacionados con las características de un elemento”. El
control de calidad parte de un elemento, producto o servicio que se
realiza, a fin de comprobar el cumplimiento de los requisitos
previamente establecidos.

El grado de calidad será “el indicador de las propiedades y
características de aquellos productos / servicios que se destinan a una
misma utilización y para los que se mantiene una relación entre
prestaciones y coste”.

Cuando se realiza el control de calidad en los procesos de producción se persigue un doble objetivo:

  • Comprobar la conformidad del producto con respecto a las especificaciones de diseño del mismo.
  • Identificar las causas de la variabilidad para establecer métodos de
    corrección y de prevención, y para lograr que los productos fabricados
    respondan a las especificaciones de diseño.

REACCIÓN EN CADENA DE LA CALIDAD

Como hemos visto hasta ahora, una calidad alta repercute en todas las
fases del proceso de producción de una organización. De un modo
esquemático W. Edwards Deming lo resume de esta manera:

Mejora de la calidad –> Pocos fallos, pocos retrasos, mejor uso de
recursos y costes reducidos –> Mejora de la productividad –>
Captura de Mercado con mayor calidad y precios más bajos –>
Permanencia en el negocio –> Proporciona trabajo y más trabajo.